Cuando tres son discordia: El divorcio y sus impuestos

Para poder entender qué ocurre con los impuestos cuando estamos frente a un divorcio, es necesario olvidarse de los lazos familiares y subjetivos entre ambos cónyuges y pensar en esa disolución como si se tratase de una empresa.

divorcio

Lo que esconde un divorcio: Impuestos

Así,  en materia de impuestos no es lo mismo enfrentarse a un divorcio en separación de bienes que cuando éstos son gananciales.  Aunque en ambos casos, los impuestos aparecen principalmente en el momento en que hay que tramitar la Liquidación de Régimen Económico Matrimonial, que no es otra cosa, que el reparto de todo lo que tenían en común la pareja.

Como hemos dicho, si el matrimonio se firmó en separación de bienes, este trámite judicial es bastante más económico y sencillo, ya que en el pasado se marcaron los límites a los que podía llegar cada uno. Pero, si en el momento del ‘sí, quiero’ también se incluía compartir todo con el otro, entonces, el divorcio en materia impositiva puede ser algo más complicado. Sobre todo si no se llega a un acuerdo y se retrasa la  liquidación de los bienes en común, pues de hacerlo al mismo tiempo que la sentencia supondría que están exentas las siguientes obligaciones:

  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y sobre Actos Jurídicos Documentados (ITP/AJD).
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.
  • Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza urbana [IIVTNU] (Plusvalía).

En cambio, si se decide posponer la división de bienes, ya que la ley no marca un plazo límite para hacerlo, es necesario abrir un nuevo procedimiento judicial y estos impuestos, dependiendo de los casos, necesitarían ser tributados. Veamos cuáles:

El Patrimonio

Si nos hemos hecho a la idea de que un matrimonio es como una empresa, antes de terminarlo, es necesario establecer qué parte de los beneficios adquiridos por la pareja, van a uno u otro. En el caso de separación de bienes, al haber dejado definido qué es de cada uno, los trámites se agilizan bastante. Salvando las distancias y solo a modo de ejemplo gráfico, sería semejante a la repartición de beneficios de una empresa con dos socios, uno propietario del 70% de las acciones y el otro del 30% restante. Por lo que el derecho de adquisición está bastante definido.

Pero no así, si nos encontramos frente a una separación en bienes gananciales. Seguimos con nuestro ejemplo mercantil: una empresa de dos socios con el 50% del accionariado cada parte. Por lo que, si el divorcio no es de mutuo acuerdo o las partes no llegan a un punto de concordia, será necesario calcular el valor de todo el patrimonio y repartirlo en dos partes iguales. Y entonces y teniendo en mente la Ley el impuesto de transmisiones patrimoniales, nos encontramos con la obligación de hacernos cargo de este gravamen o no.

Por ejemplo, no tenemos que pagar impuestos en lo que se refiere a la división de la vivienda familiar. Pero en cambio, si al dividir el hogar principal, esa partición no es igualitaria entre los cónyuges, Hacienda puede pedir que se tribute como donación por medio del impuesto de sucesiones y donaciones.

También es necesario pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales, si por ejemplo, una de las partes se queda con la vivienda familiar a cambio de un precio determinado.

Impuesto sobre la Renta

El artículo 33.2 de LIRPF entiende, entre otros casos, que no varía el patrimonio en la disolución de la sociedad de gananciales o en la extinción del régimen económico matrimonial de participación. O lo que es lo mismo, el patrimonio sigue siendo el mismo, ya sea un divorcio con bienes gananciales o separación de los mismos. Y en esto se incluye también, el supuesto de que el juez haya dictaminado compensaciones a una de las partes, ya sea económica o de otros bienes, siempre y cuando no se refiera a la pensión compensatoria entre la pareja.

Plusvalía Municipal

En este caso se aplica a las Haciendas Locales y según el artículo 104.3 del Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo,  es necesario hacer dos diferenciaciones. Por un lado, si se traslada la titularidad de algún inmueble, ese trámite se considerará como parte de la transmisión de derecho de la propiedad y será necesario hacerse cargo del impuesto correspondiente del municipio. En cambio, si se transfiere la titularidad mediante orden judicial, en ese caso, el pago del gravamen está exento.

Hasta aquí, y de manera general se encuentran los impuestos que surgen cuando una pareja decide romper con su unión, aunque no podemos despedir esta entrada, sin al menos mencionar un poco, otros impuestos que aparecen y que en su mayoría están relacionados con la pensión tanto de la ex pareja como de los hijos.

Pensión compensatoria.

En caso de que el juez haya dictado la obligación de percibir una pensión, que puede resultar ser una renta vitalicia, o el uso de un bien e incluso la entrega de un capital ya sea  económico o en forma de bienes, son considerados rendimientos del trabajo en la declaración de la renta de la parte que lo recibe. Por lo que fiscalmente se entiende de igual manera que un salario. Así se recoge en el punto f) del artículo 17 de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Por otro lado, la parte que se hace cargo del pago, puede declararlo en la renta y aplicarse la reducción conveniente. Aunque no es posible si la base imponible se convierte en negativa debido a esa reducción.

En cualquier caso, siempre es preferible utilizar como método de pago uno que deje rastro, ya que a veces esta aportación puede producir confusiones a la Administración si ambas partes no son sinceras.

Coste general de un divorcio.

En España un divorcio consensuado puede rondar los 800€, sin incluir el salario de un procurador que a la baja, suele rondar los 200€. Desde la Ley 25/2015, de 2 de julio, de Jurisdicción Voluntaria, los notarios y secretarios judiciales pueden también tramitar los divorcios, que por lo general suelen ser más rápidos, que por la vía tradicional. Por lo que habría que sumar sus honorarios, aunque por otro lado se suprimiría el cargo de las tasas judiciales.

Si estás en trámites de divorcio o piensas en iniciar un proceso judicial, en  Avantis Legal somos especialistas en Derecho de Familia  y resolvemos conflictos de divorcios y partición de herencias. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si necesitas asistencia jurídica en esta o cualquier otra rama del Derecho.

¿Quieres ser el primero en conocer nuestros nuevos posts jurídicos? Síguenos en:

Facebook   Twitter   Linkedin   Google+   Instagram   Pinterest   Flickr

Deja un comentario