Plazos, facturas, leyes… ¿cuándo cobro?

A mediados de mayo la Unión Europea se posicionaba y apoyaba la Ley española de Proveedores, manifestando que es legal. Por eso hoy, nos hemos puesto en la piel de un autónomo o una PYME y analizamos desde su prisma cómo puede afectarles esta decisión, y cómo se encuentran actualmente los plazos de pago.

plazos

¿Qué dice la Ley de Proveedores?

El punto que más afecta a los pequeños empresarios es el referente al pago de sus proveedores, sin los que difícilmente podría llevar a cabo su actividad, pero que en los últimos años se ha caracterizado por ser una relación con un equilibrio difícil de mantener.

La ley establecía la posibilidad de que los proveedores-acreedores se acogieran a ella para acelerar el pago de las cantidades adeudadas y cobrar antes. O esperar un poco más e incluir en la devolución los impuestos referentes a la demora y a la compensación por coste de cobro.

Este reconocimiento afecta tanto a empresas que no han podido hacer efectivos sus pagos como a las Autonomías o al Gobierno Central. Por lo tanto, de cara al empresario es realmente crucial saber  qué plazo tiene para cobrar las facturas.

El Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero es el documento legal en donde se regula este aspecto. Aunque no hay que olvidar,  que  la  ley principal es la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, que en vista de los efectos que la situación económica estaba causando en nuestro país, se impulsó su reforma, cuyo punto más importante se centra en el número de días máximo para el pago de proveedores, estableciendo no más de 60 días naturales y que tienen como referente prioritario a las Administraciones Públicas.

Tres años después, pese a una notable mejoría a la hora de que las empresas consigan su dinero, tiempo atrás incluso se negociaba con pagos a 180 días, los retrasos en las retribuciones siguen siendo notorios, y con frecuencia es necesario seguir esperando más de 60 días, para poder recoger el dinero que indican las facturas.

De ahí, que se haya recurrido al Tribunal Europeo para que opine si la opción de atenerse al cobro de intereses por demora, no es más que un regate para eludir lo que la Ley de Proveedores y su última reforma estipulan.

Puntos imprescindibles que debes saber sobre los plazos de pago

Por si acaso no conoces todas las vías que hay que tener en cuenta para no retrasar el cobro de las facturas, aquí tienes varias indicaciones a considerar:

  •  Si en el contrato no se especifica un plazo de pago concreto, entonces se realizará en treinta días naturales después de la fecha de finalización o recepción.
  • En el momento de terminar el trabajo o recoger la mercancía, el proveedor debe enviar la factura a su cliente antes de que se cumplan estos respectivos 30 días naturales.
  • Si se ha fijado un plazo para realizar el pago, y se envía por factura electrónica, la recepción del documento activará el inicio del plazo estipulado para pagar. Recuerda que para la validez de una factura electrónica es necesario garantizar la identidad y autenticidad del que firma, que el documento cumpla las características legales y que la empresa a realizar el pago, reciba la factura.
  • Si ambas partes deciden que es necesario comprobar el estado de los trabajos o mercancías, será necesario revisarlos antes de los treinta días naturales a contar desde la finalización o recepción. Una vez comprobada la calidad, el plazo será de 30 días naturales, sin importar si la factura llegó antes de la comprobación.
  • Los plazos de pago se pueden ampliar cuando ambas partes estén de acuerdo, siempre que no excedan en más de 60 días naturales.
  • El período de pago para la agrupación de facturas es también como máximo de 60 días naturales, que se calcula como fecha media entre la primera y la última factura.
  • Con respecto al tipo de intereses en caso de que se establezca un pago a plazos, será el marcado por el Banco Central Europeo.

Además de esto, no es lo mismo trabajar con una Administración Pública, que con un local de restauración o una joyería. Estos son los plazos máximos que estipula la ley, dependiendo de su naturaleza:

  •  30 días naturales para el sector público.
  • Las empresas generales o que trabajan con productos alimenticios no perecederos el plazo legal es de 30 días. Se puede negociar hasta un límite de 60.
  • Si la empresa es de alimentos perecederos el límite para realizar el pago es también de 30 días.

Esperamos haberte servido de ayuda o al menos de referencia si antes tenías alguna duda sobre cuando realizar tus pagos, o por el contrario, cuántos días tienen las empresas que contratan a la tuya. Aún así, si necesitas más asesoramiento, Avantis Legal cuenta con un equipo de letrados expertos en Derecho Mercantil y Derecho Fiscal que pueden ayudarte en cualquier materia relacionada con tu empresa o si eres autónomo.

¿Quieres enterarte el primero cuando publiquemos un nuevo post jurídico? Síguenos en:

Facebook  Twitter  Linkedin  Google+  Instagram  Pinterest  Flickr

Deja un comentario